MiVenezuela

Sitio virtual donde se archivan los ensayos periódicos que escribe Álvaro G. Requena, sobre la situación política, social, económica y de salud en Venezuela.

viernes, 16 de enero de 2015

Primera quincena


(Artículo de opinión publicado en el diario El Nacional (http://www.el-nacional.com/alvaro_requena/Primera-quincena_0_556744453.html), el viernes 16 de enero de 2015)
Apenas comienza el 2015 y ya llevamos una agenda incumplida de promesas y expectativas que desafía toda esperanza. El jefe del Estado sigue su viaje de múltiple propósito y familiar, por exóticos países orientales y la frialdad del ambiente se evidencia en sus vestimentas y en sus caras. No sabemos con certeza qué ha conseguido y en qué ha patinado. Él habla generalidades inespecíficas y anodinas que no se cree nadie, pero que tampoco sirven para entusiasmar a alguien.
Me imagino sus argumentos: préstenme plata, somos buenos pagadores. Nuestras industrias básicas son las mejores, fíjense que por lo pepeadas que son, los chinos las quieren administrar; controlen los precios del petróleo.
Mientras tanto en la tierra del sol amada, colas en todas partes, para ver si con paciencia conseguimos llegar a que me toque aunque sea una unidad de lo que hoy estén vendiendo aquí: detergente, pollo, cloro, harina Pan, jabón, desodorante, azúcar, carne, etc.
Ya todos sabemos que los anaqueles están vacíos, muchos comercios ni abren. Los mercados municipales y las grandes casas de abastos del gobierno, están tan vacías como las privadas. Las farmacias dan dolor. Los “No hay” son ubicuos.
Tampoco hay dólares o, mejor dicho, de los pocos que hay, todavía no se puede saber cuánto valen. No hay decisiones económicas claras y las que se supone que hay son engorrosas y no se entienden.
El desagrado y la desesperación están en la calle. Las horas invertidas en las colas o en las búsquedas de productos básicos son una pérdida económica y de estima personal incalculable, sobre todo cuando aparece la frustración de no encontrar lo necesitado. Madres y padres que tienen que hacer largas colas no pueden atender con la dedicación debida a sus menores hijos ni cumplir con sus empleos.
Las personas somos muy vulnerables cuando se nos insinúa la angustia de no poder cumplir con nuestros hijos en lo básico y solemos reaccionar con metas poco claras pero actitudes muy decididas de conseguir lo que necesitamos. No es la primera vez que en Venezuela vivimos situaciones tan tensas y con tan pocas salidas. Gobiernos anteriores lograron quitar el fusible y destrancar el juego, pero el mal estaba hecho y el precio lo hemos pagado con creces. Lo estamos pagando. Un estallido social no es la obra de un grupo político ni de una ideología concreta, es mucho más básico y fundamental. El oficialismo dice que la oposición no está preparada para un estallido social y es verdad, el gobierno tampoco. En una situación de ese tipo, irrefrenable, incontrolable y sin identificación política alguna, perderemos todos y se agravará aún más el problema actual.
Ya es hora de que el gobierno busque la manera de ponerle de nuevo la espoleta a la situación que por incapacidad y negligencia está causando. Por el momento los venezolanos sentimos el aumento de la presión interna y olemos el humo de las pantallas encubridoras, pero, luego de este viaje insólito e innecesario, además sentimos la desconexión con la realidad de quienes pretenden manejarla.

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Caracas, Venezuela
Médico psiquiatra en ejercicio