MiVenezuela

Sitio virtual donde se archivan los ensayos periódicos que escribe Álvaro G. Requena, sobre la situación política, social, económica y de salud en Venezuela.

domingo, 14 de agosto de 2016

Habremos revocado

Entre las muchas cosas positivas que debemos pensar y creer, están aquellas que nos involucran como sociedad dinámica y con futuro, es decir, sociedad esperanzada en ser mejor. Parece difícil pero en realidad no lo es. Si pensamos que un nutrido grupo de humanos vela solo por sus intereses personales y que algunos de esos intereses están representados en supuestas ideologías políticas que, bajo la falsa premisa de ser beneficiosas para la gran mayoría, construyen, sin embargo, regímenes político-administrativos verdaderamente oligopólicos y, claramente, entienden la política y la administración pública como una empresa personal o grupal, orientada hacia el beneficio de unos pocos, los cómplices, y en perjuicio de los muchos que decían defender y apoyar.
Tergiversación cínica y maligna de la empatía y de la generosidad tantas veces dicha y, evidentemente, tan escasamente practicada.
Bien, pues  eso está pasando en esta tierra de gracia.
Los actuales mandamases, agavillados cómplices de un estado de dominación creciente y descarnado que no admite disenso ni crítica, han cambiado el interés del pueblo por su propio bienestar, por el interés de ellos mismos, haciéndole creer al poco ilustrado y muy inocente pueblo, que en su interés y beneficio, luchan contra la supuesta burguesía que los mantiene oprimidos. El pueblo se ha dado cuenta, palpablemente, de que se les miente, se les engaña y la destrucción del aparato productivo ha sido más responsabilidad del socialismo castrista preconizado por los chavistas, post-chavistas y marxistas trasnochados y estáticos, que por los empresarios venezolanos.
Ese aclaramiento del panorama íntimo político de cada quien en Venezuela, ha traído como consecuencia la solicitud del revocatorio del mandato del actual Presidente. Solicitud reiterada mil veces y refrendada por todas las encuestas políticas, además de la ratificación del 1% de las firmas, entorpecidas, manipuladas y, probablemente, hasta adulteradas, por influencia directa o indirecta del partido de gobierno y con la anuencia, evidente, del CNE.
Que eso es así, lo prueba que la Sra. Tibisay tuviera el tupé de decir que la MUD forjó, falsificó o suplantó personas en la ratificación. Y nosotros, incluso aquellos que tuvimos que viajar más de 200 Km para ratificar las firmas, nos preguntamos, si no sería más bien una labor de zapa urdida por los oficialistas para descalificar y eventualmente, anular judicialmente a la oposición ­—tal y como están proponiendo algunos personajes del oficialismo—. Nada de extrañar cuando hemos tenido que convivir como ciudadanos con absurdos jurídicos sin otra explicación que el odio o la conveniencia política, como ha sido el caso de Leopoldo López y el de Antonio Ledezma, por nombrar los más sonados.
La cantinflérica rueda de prensa sin preguntas ni diálogo posible, ilustra la situación diáfanamente: no había argumentos para defender tan ignominiosa diatriba en contra de la democracia, la Constitución venezolana y la mayoría del pueblo venezolano.
¿Qué haremos ahora? Es la pregunta lógica y la única respuesta decente, positiva y esperanzadora es seguir adelante, sin arreglos ni cortapisas, retorciéndonos las veces que haga falta, con lágrimas de rabia e impotencia, con la mano cerrada y marchando de forma continua, perseverando en nuestra decisión de revocar el mandato del Presidente y aguantando el chaparrón de descalificaciones y ataques de todo tipo. Siempre con una única respuesta: marchando, en la calle, diciéndolo a todos, decididos a llegar hasta el final y dispuestos a sufrir las consecuencias de esa decisión, ante la arbitrariedad, despotismo e injusticia del aparato oficial.
El resultado lo conocemos todos, de hecho, como en la gramática, el verbo revocar lo estamos conjugando en futuro compuesto o perfecto, como lo quieran llamar. A pesar de los pesares, ya, hoy, está revocado, en su momento, cuando sea, lo habremos revocado. Gramática positiva. Pensamiento positivo.

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Caracas, Venezuela
Médico psiquiatra en ejercicio