MiVenezuela

Sitio virtual donde se archivan los ensayos periódicos que escribe Álvaro G. Requena, sobre la situación política, social, económica y de salud en Venezuela.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Fantasía delirante

-->


(Artículo de opinión publicado en el diario El Nacional (http://www.el-nacional.com/alvaro_g-_requena/Fantasia-delirante_0_968303204.html), el viernes 2 de diciembre de 2016)
Siguiendo con algunos de los fascinantes temas de la psicopatología que tienen que ver con la convivencia ciudadana y la política, me parece adecuado y muy pertinente, dado el torrente de emociones que han desatado la eliminación del revocatorio, el triunfo de Trump, la muerte de Fidel, la masacre de barlovento, el fatal accidente de los futbolistas brasileños, los enormes incrementos de la inflación y del precio del dólar, y la agónica paralización del diálogo, mencionar la actitud que es generada por la fantasía y por el delirio, cuando van juntas. Situación frecuente en la historia del mundo.
Pues sí, apreciado lector, la fantasía delirante, que es en realidad un paso más allá de la fantasía y un pasito menos que el delirio franco es, sin embargo, una situación límite entre la locura delirante y la imaginación desbordada, rica y productiva. Esta última correspondería, gráficamente, a un cuadro de Dalí o de Picasso y la locura delirante a una descripción ilustrada de personajes y sucesos inexistentes, cuya visión es exclusiva para el desquiciado que la narra o la ve, la escucha y la padece.
Estas situaciones mentales, tan llamativas como dolorosas y tan difíciles de curar como lentas en su evolución, son a veces impuestas a las vidas de muchas personas por situaciones de excesivo estrés, tensiones insoportables, esperas interminables, resultados inesperados y maltratos recibidos o esperados de personas sin conexión aparente o posible con sucesos sorpresivos y generadores de malestar e insatisfacción insuperables o fuertes sentimientos de frustración. Pues bien, así nos encontramos muchos habitantes de esta tierra de gracia. Compartimos la angustia, el desagrado, la impaciencia y la frustración. Nuestro malestar nos lleva a vivir fantasías irrealizables y ello, a su vez, a padecer y mostrar actitudes exigentes, fantasiosas y que pueden llegar a ser delirantes, es decir, fuera de lo esperado como adecuado, sano, prudente, respetuoso y estimulante, convirtiéndonos entonces en injustos jueces de aquellos semejantes que han asumido, en nuestro nombre, nuestra defensa y la lucha por nuestros intereses más generosos y sublimes desde el punto de vista social y político. La consecuencia es la crítica acerba, corrosiva y descalificadora de aquellos personajes que hemos encargado de esa responsabilidad y a quienes no estamos dando el voto de confianza y apoyo que ellos necesitan y se convierten entonces en las víctimas propiciatorias de unos y otros. Al final somos todos contra ellos. Los buenos, los malos, los mediocres, lo que saben, los que no saben, los que quieren y los que no quieren.
Total, desilusión de los mandantes, frustración de los enviados y fracaso de las gestiones debido a la fantasía delirante de lograrlo todo ya, sin dolor alguno, según un único e inmodificable gusto personal. La MUD necesita apoyo irrestricto, constante. El fracaso para ellos no es una opción y tampoco debe serlo para nosotros. Apoyar y soportar su esfuerzo, con pasión; defenderlos y mostrarles confianza, son las claves del éxito. Lucir separados, disgustados, insatisfechos y retirarles nuestro apoyo, es el error que el adversario espera que cometamos. Es mostrar la división que nos puede arruinar. Lo contrario, la solidez y la confianza con apoyo personal y grupal es la receta de la seguridad en el rol de negociador.
Si vamos a fantasear, a imaginar cosas para el futuro, hagámoslo optimistamente, positivamente, con la esperanza por delante, no juguemos al fracaso porque una fantasía delirante que nos pasó por la cabeza, opacó y nos impidió ver el futuro soñado.


Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Caracas, Venezuela
Médico psiquiatra en ejercicio